Inmaculada. Textil

El oficio de modista lo inicié a los 9 años. Me costó tanto tiempo conseguir que mi madre me enseñara a usar esa Sigma de pedal… por su miedo a que me hiriera parecía que nunca llegaría el día, y llegó. En cuanto tuve oportunidad, me formé en vestuario teatral y gracias a ello, he tenido acceso a muchos trabajos creativos, divertidos y estresantes también, relacionados con las artes escénicas. Durante todo ese tiempo, he desarrollado cada uno de los “inventos”  que se me iban ocurriendo: ropa versátil, reversible, juegos incorporados en prendas…

Inmaculada, elabora sus prendas de manera artesanal y apuesta por la producción local. Cada prenda es única y pertenece a  series limitadas. Las combinaciones de tejidos son siempre diferentes,  dándoles  un toque muy original. Los pequeños detalles  hacen que nuestras prendas sean especiales, por eso prestamos mucho cariño y atención a los procesos y materiales que empleamos.